Hello, AMPs

Welcome to the mobile web

We use cookies to give you the best experience. Read our cookie policy.

Las 10 principales imperfecciones del vino

1- Oxidación

La oxidación se ve a primera vista. Ya sea por una aireación excesiva o por estar demasiado tiempo en botella, el vino presenta un aspecto poco brillante y anaranjado o marrón. Parece que ha perdido vida y, cuando acercamos la nariz, presenta un fuerte olor a rancio. Es imposible recuperarlo. 

2- Reducción

Por el contrario, el vino también puede pecar de falta de oxígeno. El olor que desprende es sulfuroso y ácido. En el caso de que el nivel de reducción sea bajo, es posible mejorar el contenido de la botella aireando o decantando el vino.

3- Corcho defectuoso

La enfermedad del TCA es de las imperfecciones más común. Se trata de un defecto del corcho que no hace distinciones y una vez invade al vino, no es posible eliminarlo. Consiste en un proceso químico que desencadena el llamado “olor a corcho” y que recuerda al moho o cartón mojado. Si te encuentras con este problema, lamentablemente no hay nada que hacer. 

4- Cristalización

Un defecto visual frecuente en los vinos blancos es ver cristales en el fondo de la botella. Es simplemente un componente natural que se cristaliza y que normalmente se elimina en la vinificación a través del frío. 

5- Carbónico

Cuando un vino realiza una segunda fermentación no deseada en botella se debe principalmente a que no se ha completado la fermentación alcohólica adecuadamente. Cuando esto pasa normalmente el vino tiene toques amargos o avinagrados. 

6- Sedimentos

La tendencia actual de la mínima intervención lleva a muchos elaboradores a lanzar el vino al mercado sin filtrar. Es muy habitual ver los sedimentos en el vino y, claro está, esto no significa que el vino tenga un problema. No afecta ni en el aroma ni en el sabor. Sin embargo, modifica la textura del vino. 

7- Brett

Otro de los olores para nada agradable es el que proporciona la brettanomyces. Se trata de una bacteria que se forma en la bodega cuando no se mantiene con suficiente limpieza.

8- Anhídrido sulfuroso

El sulfuroso es un aditivo enológico que se aplica como antioxidante y antiséptico. Su uso excesivo puede originar un olor desagradable a caucho, ajo o huevo podrido. En estos casos también es probable que marche con una correcta oxigenación. 

6- Acidez volátil

El ácido acético es un proceso químico que se forma en la vinificación. El problema surge cuando este ácido acético es más alto de lo normal. Cuando esto pasa el olor se asocia al vinagre o a la acetona. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones los elaboradores, sobre todo de vinos naturales, recurren a esta acidez volátil para dar frescura a sus producciones. 

10- Vino picado

Es originado por un mal proceso de maduración en bodega o por una mala conservación en botella. El vino tiene un olor y un gusto avinagrado y no sirve ni para cocinar.  

Muchos de los problemas que crean imperfecciones en los vinos se pueden evitar con una buena refrigeración y una buena vinoteca donde guardar tus mejores vinos.
En ALMAR podemos ayudarte a conseguir tu vinoteca de ensueño.

The web page was created with Mobirise